Utilizamos cookies que nos permiten ofrecer nuestros servicios. Ver política de cookies Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. 



Chistes cortos y malos

Era una vaca tan flaca, pero tan flaca, que en vez de dar leche lo que daba era lástima.


¡Oiga, su hijo le ha sacado la lengua al mío! Bueno, eso son cosas de críos. ¡Sí, pero es que no podemos cortar la hemorragia!


Le dice un encendedor a un fósforo: ¿Por qué cada vez que te frotan pierdes la cabeza? El fósforo responde: Suelta la piedra, y pelea como los hombres.


Oye Manolo, ¿Tu mujer grita mucho cuando hace el amor? Si, bastante, a veces la escucho desde el bar.


Va un pez y se ahoga. Va una canica y vuelca. Va un caracol y derrapa. Vas tu y piensas.


Maria!!! Hoy te voy ha echar tres casquetes que vas ha flipar... cariño. Pero ¿Tu estas borracho? No, es que vengo con dos amigos...


En el restaurante: ¿Y como quiere el señor sus huevos? Tu verás, pues con toda mi alma...



¡Camarero, por favor, quite el dedo de mi filete! Bueno, bueno, pero si se vuelve a caer, no me eche la culpa.


Era una niña tan fea, tan fea, tan fea, que en lugar de que su mamá diera a luz, dio un apagón.


Mamá, mamá... ¿Es verdad que descendemos de los monos? No sé, hijo... tu padre nunca quiso presentarme a su familia.


Dos amigos en la ópera: Este si que es un cantante de primera fila. Estoy de acuerdo. ¡En la segunda fila no se le oye!


Camarero, ¡Esta sopa tiene gusto a insecticida! Bueno, ¿Entonces? ¡Cuando encuentra moscas también se queja!


Un periodista le pregunta a un político: ¿Cómo hace usted para tener la conciencia limpia? No la uso nunca.


Mamá, mamá... ¿Puedo ir a una fiesta de 15 años? No, nene, es demasiado larga.


Va un perro y se le cae un huevo; sigue andando y se le cae el otro. ¿Te ha hecho gracia? ¿No?, pues el perro se descojonó.


Compartir en...


Mas chistes >>